En memoria de José Pedro Sebastián de Erice

2020 mayo 10
Escrito por Enrique Fanjul

Enrique Fanjul

El pasado 6 de mayo falleció José Pedro Sebastián de Erice, diplomático (fue embajador de España en Alemania y China), secretario general de Técnicas Reunidas durante muchos años, entre otros muchos cargos que desempeñó a lo largo de una dilatada vida profesional.

Y un gran amigo mío, de los mejores que he tenido, una persona por la que he sentido un gran aprecio, y de la que aprendí muchas cosas.

Nos hicimos amigos hace más de 30 años. Nos habíamos encontrado brevemente a mediados de los años ochenta, en El Cairo, en donde yo estaba destinado como Consejero Comercial de la embajada de España. José Pedro vino en un viaje de trabajo y me visitó en mi oficina.

Pero cuando desarrollamos una amistad que ha durado hasta la actualidad fue a fines de los años ochenta, en China. Técnicas Reunidas negociaba el proyecto de Fushun, una planta petroquímica cuya negociación culminaría con éxito en 1988. Sería el primer gran proyecto firmado por una empresa española en China.

José Pedro viajaba a China con frecuencia. Con la amabilidad y disposición a ayudar que siempre le ha caracterizado, cumplía una función de “correo” que para nosotros, en unos tiempos en los que no había Internet, y la disponibilidad de productos españoles en China era muy limitada, tenía un enorme valor: nos traía cartas, revistas, ropa que nos enviaban nuestros familiares.

Aquellos tiempos fueron apasionantes y muy positivos. Vivimos muchos momentos que mi mujer y yo hemos recordado siempre con enorme cariño. Recuerdo, por citar algún ejemplo, los divertidos paseos en bicicleta que dábamos por el centro de Pekín, con José Pedro, compañeros suyos de Técnicas, otros empresarios y diplomáticos españoles.

Creo que José Pedro fue fundamental para el éxito de la negociación del proyecto de Fushun. Demostró entonces una de sus cualidades: la capacidad para la comunicación  y la negociación intercultural. José Pedro comprendía la importancia de las relaciones personales en el trabajo internacional. Desarrolló amistad con muchos de sus interlocutores chinos. No era una amistad “interesada”, justificada únicamente por un interés profesional. José Pedro mantuvo, me consta, la amistad y el contacto con varias de las personas con las que se relacionó en esta época, mucho tiempo después de que éstas se hubieran jubilado o hubieran cambiado a otro puesto profesional. Esta fue siempre una característica de su personalidad, y por eso es por lo que ha sido tan apreciado por tanta gente.

José Pedro ha sido una persona que siempre ha estado dispuesto a ayudar.

De esta época nació nuestro común cariño y afición por China y el pueblo chino, que hemos mantenido a lo largo de los años. José Pedro era una persona muy culta, interesada en los temas políticos, económicos. Hemos dedicado docenas de horas (los viajes, las esperas en los aeropuertos, dan mucho de sí para esto) a discutir sobre China, sobre política internacional y nacional, nos hemos recomendado libros o artículos.

En 1990 me incorporé a Técnicas Reunidas, en donde estuve cerca de una década. Allí trabajé codo con codo con José Pedro, viajé con él en numerosas ocasiones (en primer lugar a China), hasta que fue nombrado embajador en Alemania en 1996. Recuerdo nuestras largas conversaciones, auténticas sesiones de brainstorming, en las que tratábamos de diseñar estrategias para superar los obstáculos de una determinada operación, cómo podríamos conseguir apoyos, o mejorar la financiación, o desarrollar contactos. Aparte de su capacidad intercultural, que ya he mencionado, José Pedro tenía muy clara la importancia de los factores institucionales y políticos en las operaciones internacionales.

José Pedro fue nombrado en 2003 embajador en China, desempeñando su puesto con una gran profesionalidad y dedicación, con el entusiasmo que siempre puso en su trabajo. En esta época yo ya no trabajaba en relación con China, pero numerosos empresarios me han hablado de la labor que realizó José Pedro, de cómo les ayudó en su trabajo, de cómo fue un embajador excepcional.

En fin, podría escribir muchas páginas sobre José Pedro. Como muchas otras personas, he sentido enormemente su marcha. Me queda el recuerdo de su amistad, su bonhomía, su buen humor, su gran profesionalidad en el trabajo, su permanente espíritu de ayuda. Sirvan estas breves líneas como breve homenaje a una gran persona, un gran amigo.

 

Enrique Fanjul es Técnico Comercial y Economista del Estado. Fue Consejero Comercial de la Embajada de España en China, director de Técnicas Reunidas Internacional y presidente del Comité Empresarial Hispano-Chino. En la actualidad es Socio Director de Iberglobal Consultoría de Internacionalización.

 

Firma del contrato del proyecto de Fushun (Pekín, marzo 1988).
José Pedro Sebastián de Erice se encuentra a la izquierda de la foto, sentado. Justo detrás de él, de pie, se encuentra Enrique Fanjul. A la derecha se encuentra firmando José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas. Detrás de él, Eugenio Bregolat, embajador de España, y Fernando Ledesma, ministro de Justicia de España.

Print Friendly
0 comentarios

Responder

Nota: Su dirección de correo no será publicada en ningún caso. Se solicita únicamente a efectos de control y por si surge algún problema en la publicación de su comentario.

Suscribase a este feed via RSS