Autonomías e imagen exterior: una distorsión permanente (y multipartidista)

2017 septiembre 4
Escrito por Atrium

Galician Gourmet Extravaganza

El periódico La Rioja ha publicado recientemente un interesante artículo de Zigor Aldama, con el título de “Guerra comercial de las comunidades autónomas en China”, acerca de la descoordinación y duplicidades en las actuaciones de promoción de las comunidades autónomas en China y, lo que es más importante, el negativo impacto que ello tiene sobre la imagen de sus productos y los productos españoles en general. (En la imagen, Galician Gourmet Extravaganza en China).

Aldama escribe: “Vino de La Rioja, aceite de oliva de Andalucía, jamón de Extremadura, conservas de Galicia, máquina de herramienta del País Vasco y turismo en Cataluña. Ninguna comunidad autónoma quiere quedarse sin darle un bocado al goloso mercado que supone China. Sin embargo, a diferencia de lo que hacen otros vecinos europeos que han creado una potente marca de país, como Francia o Italia, proliferan los eventos que buscan diferenciarlas del resto. «Hay algunos países que saben dejar a un lado sus diferencias regionales y hacen piña para salir a mercados tan complejos como el chino. La unión da la fuerza, pero en España cada uno va por su lado», critica un empresario del sector agroalimentario que prefiere mantenerse en el anonimato”.

Las comunidades autónomas se mueven o por criterios en los que priman los aspectos políticos sobre los de eficacia. Si se han gastado un dinero en una acción de promoción, el protagonista, el que “figure”, tiene que ser la comunidad autónoma.

A muchos políticos, además, les gusta viajar al extranjero, encabezar delegaciones, firmar acuerdos. Es algo que “luce”… y que recogen los medios de comunicación (y probablemente da votos, piensan los políticos). La eficacia de las acciones para la promoción comercial es un aspecto secundario.

En el artículo se cita a un empresario que señala a este respecto: “Un problema añadido está también en que para los políticos españoles lo importante es el número de eventos o de reuniones que se llevan a cabo, no su efectividad o su éxito (…) Es como funcionan ellos. A las empresas, sin embargo, lo que nos interesa es poder crear una marca España fuerte que nos permita tener más éxito en un país tan complejo como China, donde todavía somos poco conocidos”.

El tema de fondo es que la imagen de España sigue siendo débil en muchos países. Y, claro, si la gente ya sabe poco de España, resulta muy difícil esperar que se pueda construir una imagen de Extremadura, Andalucía o Castilla-León.

El mismo empresario citado anteriormente indica: “en un país como China se debe utilizar una estrategia común en un 80% o 90%. Y dentro de ese paraguas de país cada territorio puede explicar lo que hace. Porque ahora lo que sucede es que no hay conexión entre comunidades y se organizan eventos que se solapan. Así se desperdician recursos y se diluye el mensaje de la marca España”.

Los empresarios que se mueven por el exterior saben que este problema viene de lejos, de hace décadas. Siendo realistas, tiene muy difícil solución.

Es, además, un fenómeno multipartidista, sobre el que sí existe un amplio consenso práctico. No importa quien gobierne en una comunidad autónoma, el PP, el PSOE, un partido nacionalista, lo que se ha visto por todas partes desde hace mucho tiempo es que todos participan de esta política de intentar promover la imagen de su región, en vez de colocarse bajo el paraguas de la marca España.

Print Friendly
0 comentarios

Responder

Nota: Su dirección de correo no será publicada en ningún caso. Se solicita únicamente a efectos de control y por si surge algún problema en la publicación de su comentario.

Suscribase a este feed via RSS