Dos recomendaciones básicas para evitar estafas en el comercio exterior

2014 septiembre 22
Escrito por Atrium

world_penEn los últimos tiempos se ha producido un apreciable aumento de las denuncias e informaciones sobre estafas de las que han sido víctimas empresas españolas en el comercio internacional, en especial en actividades exportadoras. Un par de recomendaciones básicas pueden ayudar  a evitar estos fraudes.

El ICEX informaba recientemente en su web del denominado European Distribution Fraud:. “Consiste en la suplantación de identidad de un importador, mayorista o detallista legítimo, para el robo de mercancías de proveedores europeos”. El estafador contacta a la empresa exportadora haciéndose pasar por un importador que quiere realizar un pedido. La empresa exportadora (normalmente del sector de alimentos o vinos), con pocas precauciones, envía el pedido. Luego, cuando manda la factura para cobrar, descubre que el importador a quien creía estar vendiendo ha sido suplantado por el estafador y  la mercancía ha desaparecido.

Reflejando la preocupación por el aumento de estas estafas, el blog de CESCE publicaba también hace poco un artículo sobre “Los 9 fraudes más habituales en la exportación”.

Con la crisis económica en España muchas empresas, sobre todo pequeñas y medianas, que no exportaban anteriormente, han decidido salir a los mercados exteriores. En muchos casos estas empresas abordan la actividad internacional con serias carencias. Su falta de experiencia y de medios, su “ingenuidad”, facilitan el que sean víctimas propicias de los estafadores. Estos son conscientes de la difícil situación económica de estas empresas, de su necesidad de vender, de su escasa experiencia, y se aprovechan de ello.

¿Qué se puede hacer para evitar estas estafas? En este post vamos a comentar un par de recomendaciones básicas.

En la mayoría de estas estafas se plantean dos temas –o tareas- clave: la “verificación” del comprador y el cobro de las mercancías.

En primer lugar, dejando a un lado la intuición y el “olfato”  -si de repente aparece de la nada un supuesto comprador que dice que nos ha conocido vía Internet, quiere hacer un pedido muy importante, apenas discute precios ni condiciones, etc., en fin, tenemos motivos para ponernos en guardia, porque operaciones tan atractivas no suelen ser frecuentes-, una empresa tiene mecanismos para chequear la identidad de una empresa extranjera.

Probablemente el mecanismo más rápido es consultar a una institución española del país en el que está basado en teoría el supuesto comprador. Las Oficinas Comerciales de las embajadas españolas son la primera opción, y la más efectiva. También se pueden consultar a Cámaras de Comercio españolas, en aquellos países en los que existen (y funcionan). Para una empresa española puede ser muy difícil determinar si una empresa, digamos, de Suecia es una empresa seria. Pero lo normal es que una institución española implantada en Suecia conozca perfectamente cuáles son las averiguaciones que tiene que realizar  para comprobar que esa empresa existe en realidad, que no se está produciendo una suplantación; y también puede recomendar las precauciones a tomar.

Puede ocurrir que la institución española ya tenga referencias de esa empresa, bien porque es un importador que conoce y puede por tanto acreditar su seriedad; bien por lo contrario: porque ya ha tenido conocimiento de otros intentos de estafa que ha intentado llevar a cabo. Los estafadores no actúan sólo una vez…

En cuanto al segundo punto, existen mecanismos para asegurar el cobro de las mercancías, a través de las empresas aseguramiento de operaciones exteriores (CESCE, Crédito y Caución, Coface, etc.). Las empresas se resisten a veces a asegurar las operaciones, por el coste que suponen. Pero si existe un cierto margen de inseguridad, el costo del seguro está más que justificado.

Lamentablemente, en no pocos casos las empresas desconocen que existen estos instrumentos de seguro.

Además, las propias compañías de seguro pueden contribuir al primer punto al que nos hemos referido: la verificación de la seriedad/identidad del comprador. Por su propia experiencia, y por la cuenta que les trae (un fallido les supondría la obligación de indemnizar al asegurado), las empresas de seguro tienen instrumentos de para analizar empresas. No sólo eso: tienen listas de empresas sospechosas (o no sospechosas, sino empresas claramente fraudulentas y estafadoras), de las que pueden advertir a la empresa española cuando ésta solicita un aseguramiento.

Mensaje  básico: hay que consultar a nuestras Oficinas Comerciales y a las compañías de seguro. Y hay que enseñar a las nuevas Pymes exportadoras las posibilidades que tienen de hacerlo.

Print Friendly
  1. mayo 18, 2015

    Excepcional artículo el que has dejado en la web porque las estafas están a la orden del día y es algo que debemos evitar lo máximo posible para no sufrir problemas de financiación, gracias por compartir

  2. mayo 8, 2015

    Excelente artículo. Interesante, útil, claro y preciso.

  3. Luis M. permalink
    septiembre 27, 2014

    Completamente de acuerdo con el comentario de Jose Manuel! Me he asombrado igualmente que el al ver que no dicen ésa norma básica de import-export mundial . Es realmente absurdo que se exporten mercancías a desconocidos sin aplicar las INCOTERMS, un sistema tan preciso como un reloj en el que los bancos de cada contratante son los actores, basándose en los contratos que se elijan según las circunstancias y preferencias negociadoras entre comprador y vendedor…

    Sólo con el modelo de contrato rechazado por un comprador sabremos que no es serio. Lo mismo del vendedor.

    La fuerza de las regulaciones internacionales y los métodos contractuales y legales contemplados en INCOTERM , impiden que las transacciones no se paralicen ni en guerras o conflictos, salvo casos de fuerza mayor, donde los seguros cubren las más insospechadas catástrofes naturales en el tránsito de las mercancías…

    Es el catecismo básico de cualquier exportador: No hay agencia de transporte en el mundo que pueda ignorarlo. Es tan básico y obligatorio que yo creo que con cualquier profesional que se toparan los interesados y no se les mencionara la existencia de dichas normas , sería por verlo tan obvio que no creyeran necesario comentar sistemas contractuales tan comunes y cotidianos que son los que regulan todas las mercancías del planeta, con tal eficiencia y resultado que todos los días llegan y se pagan mercancías para surtir a más de 6 mil millones de personas, como un reloj casi!!

  4. Jose Manuel permalink
    septiembre 25, 2014

    El articulo de Atrium, debo confesar me ha sorprendido, por la candidez, falta de experiencia, y la urgencia en salir a mercados internacionales de las empresas españolas que se desprende del mismo. Si no aseguramos de cualquiera de las maneras el cobro de nuestros productos, mas vale desechar la idea de vender en el exterior. La empresa en cuestión debe reformar su estructura y dar cabida en la misma a una persona que conozca los mecanismos – INCOTERMS, cartas de pago internacionales, repatriacion de bienes y mercancías, funcionamiento de la banca internacional y sus corresponsalias, seguros, planes de exportación sectoriales, etc – de lo contrario puede salir bien, pero casi con seguridad no sera así. Animo a las empresas a tener una mayor presencia en estos mercados y quitarse de encima el complejo de inferioridad que demuestran tener algunas, somos muy buenos y podemos competir con quien sea. La crisis que estamos atravesando, si la sabemos aprovechar, sera la tabla de salvación de muchos de los sectores económicos de este país. Animo que la manzana esta ahí para todos.

  5. Jorge, Madrid permalink
    septiembre 25, 2014

    Un artículo muy claro e interesante. Enhorabuena a Atrium: acierta en tratar temas que son de interés para las empresas que operan en los mercados internacionales.

    Como aportación al artículo, sugeriría también que otra fuente de información son las embajadas en España del país al que pertenece la empresa sobre la cual queremos obtener información.

Responder

Nota: Su dirección de correo no será publicada en ningún caso. Se solicita únicamente a efectos de control y por si surge algún problema en la publicación de su comentario.

Suscribase a este feed via RSS