De la deslocalización al “reshoring”

2013 septiembre 8
Escrito por Atrium

Empresas españolas están retornando a España actividades manufactureras y de servicios que habían deslocalizado a otros países. Se trata de un fenómeno que responde a diversas razones –no únicamente el descenso de los salarios en España- y que crea expectativas positivas para el empleo y la economía.

Hace unos días El País publicaba una noticia sobre el retorno a España de actividades de fabricación de textiles y confección que en el pasado empresas españolas habían deslocalizo a otros países. La agencia Reuters publicaba en agosto una noticia sobre las expectativas positivas para la economía y el empleo que se habían creado también con el retorno a España de call centers que empresas españolas habían llevado a otros países.

Son algunos ejemplos de un fenómeno, el regreso a España de actividades productivas que fueron trasladas a otros países, en especial China, que puede acelerarse en los próximos tiempos. Para denominarlo se están utilizando diversas expresiones; “inshoring”, “reshoring”…

Detrás del “reshoring” encuentran varias razones. Por un lado, con el desarrollo económico los costes de producción en China, y en otros países emergentes, han aumentado. Esto se aplica de forma especial al factor de producción en el que se basó el atractivo de China para la deslocalización: el factor trabajo. Las previsiones demográficas apuntan a que la población en edad de trabajar va a disminuir, y ello supondrá una mayor presión al alza de los salarios en el futuro.

Por otra parte, con la creciente automatización el peso del factor trabajo en el proceso productivo se ha reducido; para muchos productos el coste salarial representa hoy en día una parte pequeña, y decreciente, del coste total.

Por otro lado, en muchos países industrializados, y España es un caso claro, la crisis económica ha producido una contención o reducción de costes, especialmente salariales, con lo que la ventaja de ir a fabricar a otros países de menores costes, como China, es cada vez menor. El aumento de los costes de transporte contribuye a reforzar este hecho.

La mayor parte de los analistas consideran que estamos ante un proceso irreversible, que las ventajas de deslocalizar  se han moderado fuertemente para muchas industrias europeas, y de manera especial cuando se trata de una deslocalización a China.

¿Puede hacer algo el gobierno para favorecer el retorno de actividades productivas a España? De forma directa, no. Se trata de un fenómeno que responde a cambios económicos, y que refleja en este sentido la evolución del mercado. Indirectamente, todas aquellas reformas (reducción de la fiscalidad, estabilidad del marco regulatorio, agilidad en los trámites administrativos, etc.) que contribuyan a hacer más atractivo el marco de negocios en España favorecerán tanto las inversiones extranjeras como el “reshoring” por parte de empresas españolas.

 

 

Print Friendly
  1. septiembre 10, 2013

    Es un fenómeno lógico, dadas las circunstancias que concurren en países que -como en el caso chino – están experimentando una evolución importante de los factores que impulsaron a las empresas a instalarse en ellos.

    Sin embargo, su retorno a España no debería ser considerado como un indicio positivo en absoluto. Más bien, por el contrario, lo que delata el “reshoring” hacia un mercado estancado en el consumo – como, desgraciadamente, es nuestro caso – es una falta de imaginación y capacidad innovadora en todos los niveles que, en nuestro humilde criterio, es harto preocupante.

    Nuestro modelo económico y de internacionalización, después de sufrir una crisis que solamente está pudiendo superarse como consecuencia del esfuerzo exportador, está definitivamente obsoleto. Es perentorio tomar conciencia de la realidad y acudir a una transformación de los esquemas basada en la innovación y en la globalización de las Pymes como elementos motrices de nuestra internacionalización. Y conceptos como los que se mencionan, de retorno a lo de siempre, solamente pueden llevarnos a la ruina total.

    En ese campo, abogaríamos por la multilocalización con gestión global flexible y descentralizada. Fórmulas nuevas que sitúen los centros de decisión y gestión en los lugares que mejor convengan a las circunstancias específicas de cada empresa, dentro de ecosistemas específicos que garanticen la competitividad global permanente….

    Pero mucho nos tememos que quienes tienen la posibilidad de encarar esa imperativa transformación estén a años luz de tan evidentes necesidades: hagamos cada uno cuato esté en nuestras manos, observemos lo que hacen los demás y confiemos en que la luz se abra a los ojos y los cerebros de todos.

Responder

Nota: Su dirección de correo no será publicada en ningún caso. Se solicita únicamente a efectos de control y por si surge algún problema en la publicación de su comentario.

Suscribase a este feed via RSS